Deportes

Salón de la Fama de Cooperstown devela nueva estatua de Hank Aaron – El Nuevo Diario (República Dominicana)


Billye Aaron, la viuda de Hank Aaron, ayuda a develar una estatua de su marido en Cooperstown. (Foto cortesía del Salón de la Fama).

EL NUEVO DIARIO, NEW YORK.- El Salón de la Fama y Museo del Béisbol Nacional develó el jueves una estatua de bronce del legendario bateador Hank Aaron en Cooperstown, Nueva York.

Llamada «Keep Swinging» (Sigue dando swings), en honor a una frase favorita de Aaron que representa su perseverancia y compromiso con la excelencia durante una carrera de 23 años que lo condujo al Salón de la Fama, la estatua se encuentra al pie de la Gran Escalera del museo en el primer piso. Fue creada por el famoso escultor William Behrends.

«Hank estaba muy orgulloso de pertenecer al Salón de la Fama,» dijo Jane Forbes Clark, presidenta del Salón de la Fama. «Sé que estaría igualmente honrado de que esta magnífica estatua ahora dé la bienvenida a todos nuestros invitados cuando comiencen su visita al hogar del béisbol.»

Aaron es considerado uno de los mejores cañoneros en la historia de las Mayores. Sus 755 jonrones en las Mayores ocupan el segundo lugar en la lista de todos los tiempos, y fue el líder de cuadrangulares de todos los tiempos durante más de 30 años después de superar a Babe Ruth con su jonrón número 715 el 8 de abril de 1974. Sigue siendo el líder de todos los tiempos en carreras impulsadas (2,297) y total de bases alcanzadas (6,856), y fue seleccionado para el Juego de Estrellas 25 veces — un récord.

La viuda de Aaron, Billye, así como los miembros del Salón de la Fama Harold Baines, Rollie Fingers, Pat Gillick, Fergie Jenkins, Jim Kaat, Fred McGriff, Eddie Murray, Jim Rice, Ryne Sandberg, Bud Selig, Lee Smith, Ozzie Smith, Joe Torre y Dave Winfield estuvieron presentes en la ceremonia de develamiento.

Al igual que sus destacados logros en el terreno dejaron un enorme legado en el juego, el impacto de Aaron fuera del terreno se siente a través de la historia. A lo largo de su carrera, y particularmente cuando se acercaba al sagrado récord de Ruth, se enfrentó al racismo y a los prejuicios, incluso en forma de amenazas de muerte. Pero ante tal hostilidad, él «siguió dando swings».

«Siempre que haya una posibilidad de que tal vez pueda lograr un poco de justicia de vez en cuando, o una pequeña oportunidad aquí y allá,» dice la inscripción en la estatua, «pretendo hacer lo que siempre he hecho: Seguir dando swings».



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *