Deportes

regreso al banquillo – El Nuevo Diario (República Dominicana)


Jordan Poole.

EL NUEVO DIARIO, LOS ÁNGELES.- La historia de Jordan poole era una de superación y ascenso. De ser elegido en los estertores de la primera ronda del Draft de 2019 a pelear en la G League por un puesto en unos Warriors deshechos, acabar asentándose en la rotación y convertirse en el sexto hombre y pieza primordial del anillo de 2022. Pero, desde entonces, el jugador ha sufrido una especie de caída a los infiernos que ahora mismo le tiene como suplente en uno de los peores equipos de la NBA. Ayer Brian Keefe decidió emplear al base como sexto hombre unos pocos meses después de llegar como presunto líder de la reconstrucción de los Wizards.

Todo comenzó con el infame puñetazo que Poole recibió por parte de Draymond Green y que, a la larga, ha terminado costando mucho más a la víctima que al agresor. Días después de aquello el base firmaba su primer gran contrato en la NBA. 128 millones de dólares por cuatro años que prácticamente obligaban al jugador a asentar lo visto en playoffs en el día a día. Nada más lejos de la realidad, la temporada 22-23 fue de una irregularidad mayúscula para Poole. Precisamente por la disparidad de rendimiento entre sus partidos como titular y los que comenzaba desde el banco.

Banquillo: ¿castigo o escapatoria?

Keefe dijo en rueda de prensa tras recibir una nueva paliza a manos de los Denver Nuggets que se trataba de un simple movimiento en busca de maximizar las capacidades del grupo. La realidad es que Tyus Jones es el verdadero faro del equipo y que en los Wizards creen que el baloncesto anárquico de Poole tiene mejor encaje en la segunda unidad. Que le regala el balón en la dosis que necesite.

Si la temporada pasada fue inconsistente, esta directamente está siendo mala. Poole está promediando 15,7 puntos, 2,4 rebotes y 3,6 asistencias en casi 30 minutos de juego. Sus porcentajes, 39% en tiros de campo y 30% en tiros de tres, son los peores desde su año rookie. La nota positiva es que, desde la llegada de Keefe al banquillo, el base es el único jugador de la rotación con net rating positivo. Al menos hasta la derrota de ayer. Y esto se debe, sobre todo, a que el técnico ya le había convertido en el líder de facto de la segunda unidad aunque partiese como titular.

A sus 24 años, quizás Jordan Poole sea demasiado joven para hablar de redención desde el banquillo como fue el caso de Derrick Rose o el más reciente de Russell Westbrook, pero ese rol de sexto hombre sí podría ser un trampolín en el momento más bajo de su carrera. Keefe no detalló si el plan es que continúe asñi el resto de la temporada, pero siendo una decisión marcada por la dirección deportiva, todo apunta a ello.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *