Publisher Theme
Art is not a luxury, but a necessity.

- Advertisement -

Gregorio García Castro, vivo en el recuerdo, a 49 años de su muerte

0 72

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Cuarenta y nueve años después no se sabe con exactitud quiénes fueron los autores intelectuales de la muerte del destacado periodista Gregorio García Castro (Goyito), y lo único cierto es que ocurrió el 28 de marzo de 1973 durante los años duros (1966-1978) del doctor Joaquín Balaguer.

Ese día salió Goyito del periódico Última Hora y fue ultimado a balazos en la misma Ciudad Colonial. Tenía apenas 36 años. Según las autoridades de entonces, el crimen fue perpetrado por el teniente Juan María Arias Sánchez, el cabo Milton de la Cruz Lemus y el raso Rafael Pérez Pereyra, quienes eran agentes del servicio secreto de la Policía Nacional.

Arias Sánchez tenía antecedentes de matón. Siendo cabo había participado en la desaparición y deceso de Ruddy Pache en 1967, y como sargento también remató al fogoso Héctor Homero Hernández Vargas en 1971. Ya como teniente, en 1972, le atribuyeron la autoría material de la muerte de Freddy Sosa, joven dirigente del MPD en San Carlos. Poco después fue ascendido a capitán. Falleció en prisión.

Goyito fue asesinado durante el gobierno que él mismo ayudó a fortalecer. Nacido en La Vega en 1936, Trujillo lo hizo diputado en las postrimerías de su régimen, y llegó a dirigir la poderosa Radio Caribe. Antes había trabajado para “La Información” de Santiago, y para “La Nación” y “El Caribe” en Santo Domingo.

Por su oposición al espurio Triunvirato, fue desterrado a Puerto Rico a raíz del golpe de Estado contra Juan Bosch. Balaguer lo nombró como su representante político en esa isla, donde desarrolló un incesante proselitismo a favor del Partido Acción Social, que después se convertiría en el Partido Reformista. En Puerto Rico también fue mozo de limpieza, trabajador de construcción, empleado en una estación de combustibles y camarógrafo.

“Sus labores reformistas se intensifican y en 1966 pone al servicio de Balaguer sus conocimientos publicitarios para la realización de la campaña electoral que lo llevó a la presidencia de la República. Más adelante trabajaría en la oficina de Relaciones Públicas de la Secretaría de Estado de Agricultura, hasta que pasa a formar parte del personal del periódico vespertino Última Hora”, dice su hijo Enrique García Frómeta.

Fue jefe de redacción del Última Hora. En esa tribuna periodística producía su columna “En un tris” y desde allí denunció los crímenes del balaguerato. Además, se opuso y combatió la nueva reelección de Balaguer para 1974. No pudo ver esas elecciones: lo mataron el año anterior.

El crimen distendió la situación y bajó la altísima temperatura política producida por la muerte, en febrero de 1973, del coronel Francis Caamaño y su grupo de guerrilleros.

La muerte de Goyito acaeció mes y medio después de la aventura guerrillera de Francis. Une su nombre a una larga lista de mártires de la prensa nacional, de Guido Gil a Orlando Martínez y otros.

En sus “Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo”, Balaguer dijo lamentar no haber podido identificar a los autores intelectuales del asesinato.-

Source link

Leave A Reply

Your email address will not be published.