Publisher Theme
Art is not a luxury, but a necessity.

- Advertisement -

Franco y su camino en ascenso apoyado en su gran capacidad de hacer contacto

0 84

- Advertisement -

EL NUEVO DIARIO, FLORIDA.- El dominicano Wander Franco se paró en el plato por primera vez el 22 de junio de la temporada pasada, un muchacho de apenas 20 años para ese momento y el prospecto Nro. 1 de todo el béisbol. No se ponchó. Cuando terminó la campaña del 2021, había bateado otras 307 veces. Y siguió sin poncharse mucho.

La habilidad de Franco para hacer contacto con la pelota hizo posible su racha de 43 juegos embasándose. Es la fundación de su bateo. Y la razón por la que es fácil elegir al torpedero de los Rays como uno de los candidatos para surgir como una superestrella en el 2022 y hasta una potencial sorpresa como Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

A continuación, los dejamos con un vistazo al porqué esa capacidad de chocar la bola sobresale tanto y por qué eso lo pone junto a tan buena compañía como bateador a tan corta edad.

Como novato y el jugador más joven de las Grandes Ligas en el 2021, Franco tuvo una tasa de ponches de apenas un 12%, haciendo contacto con cinco de cada seis swings. Se ponchó apenas 37 veces en las 308 visitas que hizo al plato.

Fue una de las tasas de ponches más bajas en MLB – la octava mejor entre los bateadores con 300 visitas al plato – y una de las mejores marcas en la recta final, mientras ayudaba a Tampa Bay a ganar el Este de la Liga Americana por segundo año seguido.

Franco se ponchó con menos frecuencia que su compatriota Juan José Soto, un maestro de la disciplina en el plato. Se ponchó menos que ambos campeones de bateo, el actual JMV de la Liga Nacional y la estrella del equipo que terminaría ganando la Serie Mundial. Se ponchó menos que su predecesor como mejor prospecto del béisbol y una de las grandes figuras del 2021, el también dominicano Vladimir Guerrero Jr.

Porcentajes de ponches notables del 22 de junio hasta el final de la temporada

Wander Franco — 12.0%

Yuli Gurriel (campeón bate de la L.A.) — 12.6%

Freddie Freeman (mejor bateador de los ganadores de la Serie Mundial) — 12.9%

Juan José Soto (145 boletos por 93 ponches) — 13.7%

Trea Turner (campeón bate de la L.N.) — 14.2%

Vladimir Guerrero Jr. (Prospecto Nro. 1 de MLB antes de Franco) — 15.1%

Tasa de ponches de MLB — 22.6%

Soto y Guerrero son los dos nombres que más deben de llamar la atención por su relación con Franco, pues el ascenso de ambos fenómenos al estatus de superestrella estuvo impulsado por su disciplina con el madero. (La disciplina de Soto ha sido su principal herramienta desde el principio, y una mejor selección de pitcheos por parte de Guerrero fue una de las claves para que diera el salto a ese nivel de bateador con calibre de JMV la campaña pasada).

Franco ya está junto con ellos. No importa qué pitcheo se le haga, él le pondrá la bola en juego.

– Contra rectas (de cuatro costuras, sinkers y cutters), se ponchó sólo 25 veces en 172 visitas al plato – el 14.5%.

– Contra pitcheos rompientes (curvas y sliders), se ponchó sólo 11 veces en 77 visitas al plato – el 14.3%.

– Contra envíos lentos (cambios y rectas de los dedos separados), se ponchó apenas una vez en 59 visitas al plato – el 1.7%.

Sí, Franco se tuvo un solo ponche en todo el año ante un pitcheo lento. Aquí está, en caso de que se estuviesen preguntando qué pasó. (Fue contra un cambio de Conner Greene de los Orioles, un muy buen pitcheo).

Por otro lado, conectó extrabases ante envíos lentos como este cambio de Robbie Ray (un doble el 4 de julio), un splitter de Nathan Eovaldi (triple el 31 de julio), un cambio de su compatriota César Váldez (jonrón el 7 de agosto) y, en la postemporada, frente a un cambio del venezolano Eduardo Rodríguez (doble impulsor en el Juego 1 de la SDLA).

Desde el día de su debut en MLB hasta que terminó la temporada, Franco se ponchó contra rectas con menos frecuencia que dos tercios de los bateadores de Grandes Ligas. Ante envíos rompientes, se ponchó menos que el 95% de la liga. Contra lanzamientos lentos, se ponchó con menos frecuencia que todos los bateadores de las Mayores.

Franco básicamente evita que los lanzadores consigan outs con los pitcheos con los que suelen ponchar a sus rivales. La tasa de ponches en MLB ante envíos rompientes y lentos en el 2021 fue del 28.7% (31.8% ante rompientes, 22.9% contra lentos). La de Franco fue del 8.9%. El bateador ambidextro abanicó la brisa con sólo uno de cada cinco swings que hizo ante lanzamientos lentos o quebrados. El bateador promedio de MLB falló con uno de cada tres.

Éstos son algunos de los pitcheos en dos strikes que Franco castigó: Un jonrón ante un slider de Ray, uno que consiguió más ponches que cualquier otro slider en el 2021… un hit contra una recta cortada de 100 mph de su compatriota Emmanuel Clase, la cutter más rápida desde que existe el sistema de rastreo de envíos… un hit ante un slider de Adam Ottavino, que rompe unas 19 pulgadas… un cuadrangular por todo el jardín central del Fenway Park frente a un sinker de Tanner Houck, que genera la segunda caída más pronunciada de cualquier serpentinero.

El próximo paso para Wander, dado que está haciendo toneladas de contacto, es pegarle con más fuerza a la bola. Su tasa de batazos fuertes (37.6%) como novato estuvo por encima del promedio de la liga, pero los bateadores de primer nivel hacen contacto fuerte casi la mitad del tiempo, o incluso más.

Sin embargo, no hay que preocuparse por Franco. Vlad Jr. tuvo una tasa de batazos fuertes del 38.7% a los 20 años como novato, y Soto a esa misma edad tuvo una del 41.9%. Ambos subieron por encima del 50% en las siguientes temporadas. Si el ascenso de Franco sigue ese mismo camino, será un toletero de élite muy pronto.

Hasta ahora, va por la vía correcta. Su tasa de batazos duros en septiembre (40.3%) fue la mejor para él en cualquier mes, y durante los cuatro partidos de los Rays ante los Medias Rojas en la SDLA conectó seis batazos por encima de 100 mph, incluyendo dos vuelacercas, un doble y dos sencillos. Esa tasa del 37.5% de conexiones a 100 mph o más en los playoffs fue mucho más alta que la del 21.6% que tuvo en la ronda regular.

Hay razones para que los sistemas de proyección crean que Franco puede ser uno de los 10 mejores jugadores de posición en la Gran Carpa en el 2022. Steamer, por ejemplo, proyecta que terminará con un WAR de 5.3, empatado como el octavo mejor junto al puertorriqueño Carlos Correa. Con las habilidades que está demostrando, Franco podría dar más temprano que tarde ese próximo paso como bateador en MLB.

Source link

Leave A Reply

Your email address will not be published.