Dimelo TV

Ajedrez en tiempo de COVID-19

«Hablemos de ajedrez» servirá como un punto de encuentro entre los amantes-conocedores de este deporte, conocido como el «juego-ciencia» y aquellos que también se consideran solo simpatizantes. En esta primera entrega, el presidente de la Federación Dominicana de Ajedrez, Pedro Domínguez Brito es el autor de la primera entrega.

Al final, un problema quedará planteado para ser respondido la próxima semana.

A continuación la opinión de Domínguez Brito:

“Regálale un ajedrez a tus hijos y que aprendan a jugar”, así le digo a los padres cuando tocamos el tema de lo que puede hacer nuestra prole en este tiempo del COVID-19. Y les agrego: “este es un deporte ideal para practicarlo en la pandemia; en nuestro país. Por ejemplo, todas las semanas hay varios torneos virtuales en distintas categorías, donde se juega desde la casa”.

De igual manera les resalto las virtudes del juego-ciencia el cual incrementa la capacidad intelectual y las habilidades de inteligencia emocional. Muchos se interesaron sobre el tema, por lo que les presento otras positivas consecuencias de practicar este milenario juego.

Control emocional: el desarrollo de una partida requiere de un alto grado de control emocional. Un jugador no puede dejarse llevar por la ira o la frustración ante una mala jugada, pues tal vez no logre recuperarse. Cuando comete un error, debe actuar de forma fría para que el oponente no lo perciba y definir una nueva estrategia para sobreponerse. El ajedrez permite aprender a controlar los sentimientos de frustración cuando se pierde y convertirlos en energía positiva para afrontar el próximo reto.

Sentido de transparencia y adaptabilidad: para jugar ajedrez se requiere darle seguimiento a una serie de reglas técnicas cuyo incumplimiento es penalizado. Tampoco el jugador puede culpar a otros de sus deslices. Son sus propias capacidades y acciones las que determinan su desempeño. El jugador debe aprender a ser íntegro consigo mismo y con quienes le rodean. El ajedrez promueve la honestidad. Durante una partida se presentan situaciones inesperadas, que exigen al jugador adaptar sus estrategias de acuerdo con la nueva situación en el tablero.

Sentido de logro y autoestima: el ajedrez es un combate mental donde el dominio del carácter es importante para ir subiendo el nivel de juego mediante el estudio, esfuerzo y práctica. La suerte no es un factor de marcada incidencia. Es el mejoramiento de las habilidades y los conocimientos técnicos del jugador lo que contribuirá a su superación. Esto hace que conforme mejore en el juego, incremente su autoestima y adquiera más confianza para aprender y enfrentar otras situaciones.

Iniciativa y empatía: el éxito en el ajedrez requiere de mucha iniciativa y creatividad. En el ajedrez es muy importante comprender la estrategia del oponente e interpretar sus emociones para anticiparse a sus acciones.

Trabajo en equipo y colaboración: a pesar de ser un juego individual, en el ajedrez también se compite por equipos. Para tener éxito se requiere la unión de todos los miembros del grupo. Este sentimiento de trabajo y colaboración lo observamos en los clubes de ajedrez, escuelas y colegios. Es común en los torneos que los jugadores analicen las partidas después de finalizadas, lo cual es un trabajo ejemplar de colaboración para el mejoramiento y superación personal.

Juguemos ajedrez, que es una forma constructiva de enfrentar el COVID-19 y de compartir en familia.

Autor: Pedro Domínguez Brito

A continuación dejamos el problema para resolver

Favor enviar sus respuestas a:

[email protected]

[email protected]

Source link

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.